11 marzo 2011

Antorcha

La antorcha, como instrumento que disipa la oscuridad por medio de la purificación del fuego, sirvió para alejar a genios malignos y se relacionó con el Sol.
En la celebración tebana de "la bella fiesta del Valle" los sacerdotes se dirigían a la orilla Oeste (orilla de los muertos) y se presentaban ante la estatua divina del templo funerario de Hatshepsut en Deir el-Bahari. Portaban cuatro antorchas y las colocaban en las cuatro esquinas de la sala, donde se había colocado la barca del dios.
Con este acto se pretendía que la luz alcanzara los cuatro puntos cardinales y disipara las tinieblas lográndose la eliminación de las temidas fuerzas negativas que querían amenazar la estabilidad.
Después presentaban la ofrenda de cuatro vasos de leche, que garantizaban la paz y el sustento del dios.
En estos vasos se apagaban las antorchas cuando en la mañana el Sol nacía por Oriente, eliminando toda clase de peligros.

Comentarios

Silvia García dijo...

Hermoso relato querida Marga.
Que bueno sería contar con esas antorchas y ver como las sombras que a veces nos invaden se esfuman.
Buen fin de semana.
Un abrazo
Silvia

Astaroth (O.R.G.) dijo...

Ojalá fuera tan fácil, y encendiendo una luz huyeran los monstruos de debajo de la cama :p, pero no te librarás de las fuerzas del mal tan fácilmente :p! Necesitas una espada, no una linterna :p!

Veró dijo...

Ser uno mismo es un fuck yeah !
Ayç, Marga de mi, tanto leer tu blog me ha servido hoy en clases de arte (debía elegir entre arte y música y ya ves) cuando la profesora nos preguntó sobre el arte egipico (arte antiguo). levanté la mano de inmediato y le relaté toooodo lo que escribes aquí sobre los colores y demsases que se involucren con su arte. Mil gracias por culturizarme :)
Miles de abrazos
veró

El Drac dijo...

Qué subyugante es la historia de las culturas milenarias base de las sociedades actuales. Un fuerte abrazo

Ana Moreno dijo...

La antorcha siempre ha sido recurrente en las culturas antiguas. Gracias por traerme la antorcha iluminadora de mi amado Egipto.
Posdata: no es una alucinación he vuelto. Tenía el ordanador rotito :P

Calvarian dijo...

Una infinita simbología en esta cultura. Cada vez nos queda menos herencia de estas cosas
Saludos