23 de septiembre de 2009

Ave Fénix

El Ave Fénix es un enorme pájaro envuelto en llamas y de plumaje rojo anaranjado, como el fuego. 
Se cree que fue el único animal del Edén que resistió la tentación, lo que le convirtió en un ser eterno.
Simboliza para las distintas culturas prácticamente la misma cosa, la inmortalidad y la resurrección.

En Egipto se le llamaba Bennu y simbolizaba al astro Sol, que muere por la noche y renace por la mañana.
También fue asociado a las crecidas del Nilo.
Fue considerado por griegos y egipcios como un semidios, y según la leyenda, este ser se consume por sus propias llamas cada 500 años, para más tarde renacer de sus propias cenizas como un Fénix joven y nuevo.
Cuando sentía cercano el momento de la muerte, se preparaba un nido de maderas nobles, raras y aromáticas y generaba un fuego en su interior que le consumía entre sus llamas.
Así se convirtió con el tiempo en símbolo de la inmortalidad y de la esperanza que jamás debe morir en el ser humano.