13 de marzo de 2009

El ojo de Horus

Simboliza al dios Horus hijo de Osiris y de la diosa solar Isis.
Estos ojos grandes pintados en el exterior del sarcófago, permitían al difunto, tendido de costado, contemplar el mundo exterior.
Sarcófago de Senbi, Reino Medio. Madera pintada, 63 cm de alto por 212 cm de largo. 
Museo egipcio de El Cairo.
La mitología egipcia dice que Horus perdió un ojo en una batalla contra Set, para vengar la muerte de su padre.
Set destruyó su ojo en varios pedazos.
Toth, dios de la magia, descubrió el ojo izquierdo (la luna) despedazado, sin embargo él estaba capacitado para juntar todas las piezas y rearmarlo en luna llena.
De este modo Toth le devolvió el ojo a Horus.
A cambio de esto Horus le dio el ojo de su padre muerto, Osiris, trayéndolo nuevamente a la vida.
Horus, era el dios del cielo, la luz y la bondad.
Su ojo derecho representaba al sol y su ojo izquierdo a la luna.
Cuando los abría nacía la luz y cuando los cerraba aparecía la oscuridad.
Estos dos ojos gemelos llamados Udjat, símbolos del sol y de la luna eran capaces de observar todo el mal que existía en el mundo.
En Egipto, además de utilizarse como protectores corporales con amplios poderes, era frecuente colocarlos en las puertas de las tumbas, en los ataúdes y en los sarcófagos protegiendo a los cuerpos momificados contra el mal y garantizando el paso a la otra vida libres de problemas.
Se le otorgan propiedades protectoras contra el robo, la ignorancia, la pobreza y los problemas de salud, ayuda a conseguir bienestar general.
Es uno de los amuletos más potentes contra el mal de ojo que hace bajar la vista del malvado anulando sus influencias negativas.