13 de abril de 2015

Margaritas en Egipto

Azulejo con incrustaciones florales de loza de Tell el-Amarna Egipto, c.1352-1336 aC; en el Museo de Brooklyn, Nueva York.
Este azulejo probablemente formó parte de una loza decorativa hecha en una pared de barro en el Gran Palacio.
El Gran Palacio se encontraba junto al extremo oeste de la ciudad de Amarna y posiblemente alcanzaba toda la extensión del terreno actual hasta el río Nilo.
Contenía una zona privada con acogedoras salas y patios, pintados de brillantes colores.
Pero el eje del edificio en dirección norte-sur lo constituía un enorme patio en el que se habían incluido colosales estatuas de Aj-en-Aton (Akhenatón).
El Gran palacio estaba comunicado con la casa del faraón, una residencia más pequeña a la que se accedía por un puente que cruzaba sobre el camino real.
Era el lugar de despacho del monarca y estaba dotado con un gran mirador, llamado "La Ventana de las Apariciones".
Los once diminutas incrustaciones florales son margaritas.
Friso de loza esmaltada que representa lotos, uvas, y margaritas. 
Tall al-Yahūdiyyah, Egipto, c. 1184-1153 aC; en el Museo de Brooklyn, Nueva York.
Incrustaciones de fayenza y amuletos de Amarna.
Existe una amplia evidencia arqueológica en Amarna de hornos y talleres, que suministran palacios con una gama de incrustaciones de cristal y apliques para los interiores del palacio y otros objetos decorativos.
Los restos muestran que este era un próspero centro para la fabricación de materiales de lujo como el vidrio y la cerámica vidriada típicamente egipcia conocida como loza.
Estas elaboradas decoraciones eran un signo externo de la generosidad divina, el mundo natural creado por Atón y gobernados por su único profeta-Akhenatón (cuyo nombre significa literalmente A partir de Atón).
Estas decoraciones se hicieron para la residencia del gobernante de estar, un lugar transitorio en comparación con la tumba de piedra, o "Casa de la Eternidad". 
Manchester tiene una importante colección de material de las excavaciones del arqueólogo Flinders Petrie y otros en Amarna. 
Este sitio es conocido como la residencia real -lo que llamarían una ciudad "capital" de hoy- elegido de nuevo por el rey Akhenatón (c 1352 -1336 aC.). 
Akhenatón se describió como "la primera persona en la historia" y se vieron diversamente como un revolucionario, un hereje, el primer monoteísta cierto, y un megalómano.
Restos de una ciudad antigua y gigantes fortificaciones de ladrillo que se remontan al Imperio Medio faraónico (2061-1786 a.C.) fueron hallados al este del delta del río Nilo.
El descubrimiento tuvo lugar dentro de la conocida como fortaleza de los hicsos en el sitio arqueológico de Tell el Yahodiya (monte de los judíos), ubicado en la población de Shiben El Kanayer, en la provincia egipcia de Al Kaluobiya.
Los hicsos fueron un pueblo guerrero semítico procedente de Asia que dominó Egipto durante 150 años desde 1730 a.C. y constituyeron las dinastías XV y XVI, las últimas del Imperio Medio.
Según un comunicado del ministerio, las fortificaciones encontradas tienen una altura de cuatro metros y están dentro de la citada fortaleza.
Además, los restos de una ciudad antigua y otros objetos antiguos fueron hallados en la parte noreste de Tell el Yahodiya.
Allí se encontraron utensilios de cerámica y azulejos de loza que se emplearon para adornar los palacios construidos en ese sitio y pertenecientes al faraón Merenptah el cuarto de la dinastía XIX, y a Ramsés III, el segundo faraón de la dinastía XX.
En su conjunto, las antigüedades descubiertas corresponden al periodo que transcurre entre el Imperio Medio y la era grecorromana (332 a.C.-395 d.C.).
Los hallazgos se produjeron tras la reanudación de las excavaciones en el sitio de Tell el Yahodiya.
Yeso de la pared decorada de Amarna c1350 AC.
Se trata del Palacio del Norte Riverside en Amarna y muestra dos flores de mayo (figura 123).
Una de las sandalias de Tutankamón con detalles de loto y margaritas.
La diosa Hathor con margaritas en el pelo.
Era una diosa celestial, conocida como la “Dama de las Estrellas” o la “Soberana de las Estrellas”, ya que se le vinculaba a la estrella Sirius, también conocida como Alfa Canis Maioris (α CMa), la estrella más brillante de todo el cielo nocturno vista desde la Tierra.