26 de marzo de 2015

Tumba de Tutankamón (4)

Entrada a la tumba de Tutankamón kv62 en el Valle de los Reyes
Frente a la ciudad sagrada de Tebas, en la orilla occidental del Nilo se extiende una zona de casi 10 km de longitud, elegida por las dinastías del Imperio Nuevo como lugar de reposo eterno.
Occidente representa en la tradición egipcia la puerta al "Más Allá", pues el alma humana, ligada al curso del Sol, abandona esta vida por el mismo lugar en que el astro rey se pone, y comienza allí su viaje para renacer en el Amenti.
El curso diurno del padre Ra por el firmamento (Este-Oeste) y el nocturno (Oeste–Este), se convertirá dentro de la cosmovisión egipcia en el modelo paradigmático de la vida, la muerte y el renacimiento.
Abanico con mango de marfil y pluma de avestruz perfectamente conservado.
Se puede ver ahora en el Museo egipcio de El Cairo
Tutankamón fue enterrado con ocho abanicos o flabelos de ceremonia cuya funcionalidad radicaba en devolverle el soplo vital.
En la cámara funeraria se encontraron tres sarcófagos, cada uno de ellos dentro de cofres enormes realizados en madera y cubiertos de oro que encajaban uno dentro de otro.
La cámara funeraria fue abierta en el año 1923: el primer sarcófago era de madera y láminas de oro, medía 2,25 metros y tenía incrustaciones de piedras semipreciosas y pastas vítreas, con representaciones del faraón en forma de Osiris, brazos cruzados con abanico y vara , el segundo también de madera con láminas de oro e incrustaciones, pero alrededor del cuello y en el pecho tenía un collar con la figura de un halcón con piedras semipreciosas, y estaba grabada la diosa Nut-Isis con los brazos alados simbolizando la protección al faraón en el viaje al Más Allá.
El último sarcófago medía 1,85 metros, era de oro macizo e incrustaciones con la figura del faraón con el tocado representado por un buitre y cobra, la barba postiza, un collar de oro y mayólica, con los brazos cruzados con el cetro y abanico o flabelo. 
El cuerpo momificado del faraón se encontró muy deteriorado, probablemente por los ungüentos y aceites.
Medía aproximadamente 1,65 metros, y la máscara de oro pesaba unos 10 kgs.
(Howard Carter examinando el sacófago de Tutankamón)
Sobre el tocado nemes realizado con franjas azules y doradas se encuentra en la zona central, la cobra Uadjet y el buitre Nekhbet.
En el mentón se encuentra la barba postiza, los ojos son de obsidiana y cuarzo rodeados de lapislázuli y los hombros estaban rodeados por un collar con broches con cabezas de halcón e incrustaciones de cuarzo, feldespato verde–roca de gran dureza- y lapislázuli.
En otra sala adosada a la cámara funeraria se encontró la cámara del Tesoro.
En la entrada se encontró al dios Anubis como guardián, envuelto en tela de lienzo.
Un cofre de madera cubierto en oro con hileras de cobras y escritura jeroglífica protegida por cuatro divinidades, Isis, Selkhet, Neftis y Neith, con los brazos abiertos para proteger el sarcófago.
Dentro estaba la urna de los vasos canopos.
Tenían la figura del rey y contenían sus órganos.
Dimensiones de la cámara funeraria
Alto: 3,68 metros
Ancho: 6,4 metros
Longitud: 4,14 metros
Área: 26,22 m²
Volumen: 96.7 m³
Orientación: 88,16° izquierda de la cámara I
Nichos: uno en cada muro
Su nombre de nacimiento era: Amenofis (Amón está contento).
Coronado como: 
Neferkheprure wa'enre Amenofis (1353-1335a.C)
Nombre que cambia por: Akenatón
Su nombre original significaba Símbolo vivo de Atón (T-U-T ANK ATÓN)
Sustituido finalmente por:
Simbolo vivo de Amón (T-U-T ANK AMÓN)
El nombre del Faraón se escribía en el interior de un cartucho: un disco ovalado (cartela), símbolo del poder del rey sobre "todo lo que envuelve el sol".
¡Oh, madre Nut!, extiéndete sobre mí, colócame entre las imperecederas estrellas que están en ti, para que yo no muera otra vez.
Marchar, no, no puedes marcharte de aquí, ya hace tiempo que formas parte, atado a todo lo que te recuerde las tierras rojas, las tierras negras de esta parte de África.