23 marzo 2012

Los árboles

El viento al pasar entre las hojas susurra. Cada árbol posee unos sonidos únicos y rige unas estaciones.
Para lo celtas los árboles eran una fuente de sabiduría e incluso su alfabeto era de árboles.
Todos los dioses de la palabra están relacionados con un árbol. Dios tenía los árboles del bien y el mal, y el de la vida.
Los japoneses tienen a la divinidad generatriz Takagi no kami más comúnmente conocida como Takami-musubi-no-kami "divinidad de la alta y augusta fuerza activa de la procreación".
El árbol es visto en muchas mitologías como el pilar que sustenta el universo con sus ocho ramas, porque ocho son las vías por las que fluye el Tao. Este árbol crece siempre en el centro de un monte en el ombligo de la existencia, sus raíces se hunden en los submundos Kotónicos mientras sus ramas sustentan el cielo, siempre el mismo mito, siempre los mismos atributos. A veces las ramas de los árboles celestiales son vistas como ocho ríos o corrientes de iguales propiedades cuyo objeto es ser las vías del Te por las que discurre el Tao hacia las ocho direcciones del mundo.
Para los japoneses el árbol universal era el Sakaki de quinientas ramas.
Osiris nació del árbol As en el mar del norte. Según algunas tradiciones sus árboles eran el tamarisco, el sicomoro y la palmera.
Los árboles como antenas captan las emisiones sonoras que llegan del cielo a la tierra. Creían los egipcios que las maldiciones y venganzas de los muertos "se remontan con el viento".
Los vientos tienen una connotación maléfica y son invocados en la iconografía popular por las brujas para atraer tempestades mediante su voz o su canto.
Los árboles están intrínsecamente unidos a la palabra, como receptores del sonido estelar, tanto que para los celtas los árboles son sinónimo de letras, así el alfabeto celta Beth-Luis-Nion (Abedul-Fresno-Fresno silvestre), es un alfabeto de árboles en los que cada letra es un árbol y que además servía de calendario lunar:
B-Beth-Abedul - 24 diciembre 20 enero
L-Luis-Fresno silvestre - 21 enero 17 febrero
N-Nion-Fresno - 18 febrero 17 marzo
F-Fear-Aliso - 18 marzo 14 abril
S-Saille-Sauce - 15 abril 12 mayo
H-Uath-Espino - 13 mayo 9 junio
D-Duir-Roble - 10 junio 7 julio
T-Tinne-Acebo - 8 julio 4 agosto
C-Coll-Avellano - 5 agosto 1 septiembre
M-Muin-Vid - 2 septiembre 29 septiembre
G-Gort-Hiedra - 30 septiembre 27 octubre
P-Pethboc-Saúco enano - 28 octubre 24 noviembre
R-Ruis-Saúco - 25 noviembre 22 diciembre
I-(Jaichin) Idho-Tejo - 23 diciembre
El sicomoro
Desde los tiempos más antiguos, en Egipto los árboles son objeto de veneración divina, tal vez también porque eran muy escasos. Al este del cielo se encuentra el alto sicomoro, un árbol cósmico sobre el cual los dioses están sentados. Al frente, al oeste, en la frontera del desierto, vivía la "Señora del Sicomoro", la diosa vaca Hathor, la que creó el mundo y todo lo que allí hay. Lleno de compasión, el sicomoro hace descender su follaje, saluda a los recién muertos y les da la bienvenida con agua y pan. Con ello les alcanza el alimento y la bebida, con lo que les asegura la vida después de la muerte.
Sobre las ramas del sicomoro se sientan las almas de los muertos en forma de pájaro (las ramas del sicomoro eran el refugio de las almas cansadas).
Gracias a la ayuda del árbol sagrado las almas regresan al seno del mundo divino, de los seres eternos, que simplemente habían abandonado por la duración de una vida humana.
Es representado con brazos divinos que están llenos de regalos y que riegan el agua de la vida de un recipiente.
El sicomoro santo de los egipcios también estaba en el umbral de la vida y la muerte, conectando los dos mundos.
(…) He abrazado al sicomoro y el sicomoro me ha protegido; las puertas de la Duat me han sido abiertas (…)
Libro de los Muertos, capítulo 64.

Comentarios

silvo dijo...

Los vientos asustan, dan miedo parecen querer llevarnos, rugen, los árboles luchan contra ellos, dan ejemplo de fortaleza, dan vida, dan frutos, enseguida se dieron cuenta de su impertancia,son enlace con lo que nos supera, sin duda, besos!

Gustavo dijo...

UN TORNADO DEBE SER UN DIOS EGIPCIO CABREADO, JAJAJA

Angeles dijo...

Comenté pero se fue...
Dije: Amo los árboles!!me fascinan..no tenía idea de ser roble?? había leído manzano no se en que horóscopo, igual todos tienen cualidades de dioses.
Te dejo un abrazo de álamo, no se..será porque se mece con el viento y me parece suavecito.
Buen finde linda♥

El Alquimista dijo...

El contacto con la naturaleza, el susurro del viento, el sonido de la lluvia.....nuestros antepasados la vivían más cercana que nosotros... que paradoja, ahora que tenemos medios para conocerla mejor...la mayoría de los humanos nos alejamos de ella.
Gracias por recordarlo
Feliz paseo Guerrera

David C. dijo...

Que importante sería que todos supieramos valorar los árboles así como muchas culturas del pasado e inclusive del presente.
Saludos
David
Pd: He publicado un cuento en mi blog, cuando puedas me visitas.

Silvia García dijo...

Querida amiga, que hermoso post has colgado..en la casa donde viví de chica había un monte de tamarisco!! por mi fecha de nacimiento me corresponde el sauce, árbol del que me caí tambié de chica por andar siempre sobre ellos, en el volante donde promociono mis clases de tai chi dice "venir a un árbol que da buena sombra"
Como verás siempre con los árboles!! te mando un abrazo enorme y con mucha alegría por visitarte!!
Silvia

José A. López Picardo dijo...

Muy interesante post.Los árboles son símbolos muy potentes.En mi casa tengo una representación de un árbol de un metro en un cuadro con relieves.Lo puedes ver en http://www.joseantoniolopezpicardo.blogspot.com.es/2011_03_01_archive.html

Tu comentario sobre "evanescencia" se acerca mucho a la realidad que quise expresar