19 octubre 2011

Ponte a tu lado

Imagina que tuvieras el poder mágico de abandonar tu cuerpo para ir a sentarte al lado de la persona que eres. Contémplate, ¿cómo es esa persona?, ¿te cae bien?, ¿te parece que podrías ayudarla, darle un consejo? Acostúmbrate al desapego. No te agarres a las ideas. Cuando hayas decidido actuar para suprimir alguna cosa, aunque fuese una pasión devoradora, la mayor recompensa es comprobar que lo conseguiste y eso no va a impedirte que sigas viviendo.

Comentarios

silvo dijo...

Pensaría en lo que me ha limitado, besos!

Veró dijo...

Tus textos tienen una verdad arrolladora.
Miles de abrazos
Veró

Astaroth (O.R.G.) dijo...

Es que tú no puedes hacer viajes astrales fuera de tu propio cuerpo :p? Estos mortales... siempre tan limitados :p!

Silvia García dijo...

Que palabrita!!!! desapego...
Yo le diría: tanto tiempo tuvo que pasar? tanto tuviste que sufrir para darte cuenta que sos una persona valiosa y llena de Luz??? menos mal que en una gran medida he podido suprimir mi tozudez taurina y claro sigo viviendo... mucho mejor.
Un placer visitarte
Abrazitos mil
Silvia

David C. dijo...

Muy buena reflexión.