11 de octubre de 2011

Plaga de oscuridad

Oscuridad (Éxodo 10:21-10:29)
En la novena plaga, Dios le dijo a Moisés que estirase sus manos al cielo, para que la oscuridad cayera sobre Egipto.
Esta oscuridad era tan pesada que un egipcio podía sentirla físicamente.
Duró tres días, tiempo durante el cual sólo hubo luz en las casas de los israelitas.
El Faraón entonces hizo llamar a Moisés y le dijo que dejaría salir a todos los Israelitas si las tinieblas eran retiradas de su tierra.
Sin embargo, exigió que las ovejas y vacas se quedasen.
Moisés lo rechazó y dijo que en poco tiempo el Faraón ofrecería muchos animales para ser sacrificados.
El Faraón, indignado, amenazó con ejecutar a Moisés si volvía a aparecer ante él.
Moisés contestó en efecto que no visitaría al Faraón nuevamente.
Esta novena plaga era una especialmente significativa.
Se trataba de un ataque directo al Faraón, ya que Ra, era el dios Egipcio del Sol.
La plaga de oscuridad demostraba que el Dios de Moisés era más poderoso que el del Faraón.