25 marzo 2011

Mata Hari (bailarina y espía)

Mata-Hari (Margaretha Geertruida Zelle) nació en Leeuwarden, Holanda, el 7 de agosto de 1876.
Hija del sombrerero Adam Zelle, apodado el Barón, por sus delirios de grandeza y sus costumbres extravagantes. Su madre, que tenia ascendencia javanesa murió al poco de darla a luz a los 14 años y por eso los sacerdotes del templo donde su madre servía la apodaron Mata-Hari (Pupila de la aurora).
Tuvo la mala suerte de estar actuando en Berlín cuando estalló la guerra del 14. Y lo que es peor, tuvo la mala suerte de ser por esas fechas la amante del jefe de policía de la ciudad, y un poco más tarde de Kraemer, cónsul alemán en Amsterdam y jefe del espionaje de su país. Los franceses no se lo perdonarían. Kraemer la utiliza para sonsacar información a los militares franceses a cambio de sumas considerables. Mata-Hari acepta y se convierte en la agente H-21. Pero la bailarina era ambiciosa y decidió convertirse en agente doble, algo peligroso para alguien que no era buena espía, y que no tardó en pasar factura.
Los servicios secretos franceses e ingleses comenzaron a sospechar que Mata Hari trabajaba para Alemania. Hasta que mediante una misión, para ponerla a prueba, pudieron confirmar sus sospechas, descubriendo que la agente H 21 y Mata Hari eran una sola persona.
Su detención se produce el 13 de febrero a las siete de la mañana en el número 103 de la avenida de los Campos Elíseos, por la policía francesa cuando regresó a París el 13 de febrero de 1917, y fue recluida en la prisión de San Lázaro a las afueras de París.
Prisión de San Lázaro
El tribunal francés la acusó de alta traición y la condenó a muerte sin pruebas concluyentes. En parte, para subir los ánimos de un país en guerra, al que se le ofrecía una sensacional ejecución con intenciones edificantes.
Durante el juicio en el que salieron a relucir sus múltiples aventuras con militares de ambos bandos se le atribuye la frase: "¿Una ramera? ¡Sí! Pero una traidora ¡jamás!".
Mata-Hari esperó el indulto hasta el último momento por parte del presidente francés, pero nunca llegó. Fue ejecutada por un pelotón de fusilamiento en la mañana del 15 de octubre de 1917 con 41 años, en el castillo de Vincennes.
Su ejecución sólo dio más fuerza a la mitología.
Ese día, vestida de negro, con un sombrero de ala ancha y botas, momentos antes de que un pelotón de fusilamiento del Ejército francés acabara con su vida, la exótica bailarina levantó un brazo para despedirse coquétamente de los soldados que le dispararían. No permitió que se le vendaran los ojos y miró sin rencor a los soldados, e incluso se dijo que no vestía más que un abrigo de piel, del cual se despojó para persuadir a sus ejecutantes.
De los 12 soldados que constituyeron el pelotón de fusilamiento, dicen que sólo acertaron 4 disparos, uno de ellos en el corazón, que le causó la muerte instantánea.
Nadie reclamó su cadáver.

Comentarios

Carolina dijo...

Conozco el nombre, pero no había profundizado en la historia. Que no deja de ser interesante y envolvente.

un placer visitarte de nuevo mi niña.

Besitos

AMALTEA dijo...

Fue una mujer muy interesante y, por lo que se sabe de ella, con un atractivo fascinante. Su muerte fue la consecuencia de una vida al filo de la navaja. Supo mantener el tipo hasta el final.

Andri Alba dijo...

Me gustó mucho esta entrada, gracias por compartirla. Había oído mencionar, pero nunca me había detenido a leer sobre Mata-Hari.

Un abrazo y buen finde,

Andri

Silvia García dijo...

Guauuuuu!!! que historia atrapante Marga!! esto: ramera sí traidora jamás, es fuerte, no cualquiera podría sostenerla.
Siempre sabemos algo más contigo. Gracias.
Que tengas un luminoso fin de semana.
Un abrazote
Silvia

Nelson Agadé... dijo...

Una historia muy compleja.
saludos

Nighterror dijo...

vaya...jamas hubia escuchado la historia de esa increible femme fatale...una mujer bastante impresionante...me pondre a profundizar mas en su historia...creo que será buen material para contar luego

Angeles dijo...

La trajiste a mi memoria, ya su nombre se va perdiendo en el tiempo como su historia...
Besitos.

Calvarian dijo...

Supongo que una de esas vidas intensas...Mi duda es...¿Le espiaría a algún calvo? jejeje
Saludos

Astaroth (O.R.G.) dijo...

Lo del pelotón me ha recordado a algo que vi hace poco en la tele: un pelotón ejecutó a una persona y ésta, después de los disparos, cayó muerta al suelo. Hasta ahí todo lógico, el problema viene cuando descubrieron que ningún soldado había acertado a darle :p! Se murió del susto :p!

Agentes dobles... como intentar servir al cielo y al infierno a la vez, no :p? Me suena esa historia, de triste final :p!

Pues sí, intento convertirme en un rastreador de jabalíes xD, jajajaja, que no :p! Pero molaría encontrar alguno y fotografiarlo :)!

Yo he visitado alguna cueva grande de estas turísticas... pero estas daban más miedo :p, porque son cuevas abandonadas en las que tienes que arrastrarte para poder entrar :p. No son de las inmensas con guías que te cuenten la historia, luces y barandillas :p! Aquí con linternita y a ver qué pasaba :p!

La primera foto está hecha alumbrando durante un buen rato con las linternas los dos amigos que iban conmigo y yo :p, todos contribuimos. Si no, completamente a oscuras, hubiese sido imposible. Bueno, con flash también se puede hacer, pero no queda igual...

Jajajaja, me has convencido con lo del cuchillo jamonero xD!