9 de mayo de 2009

Yo te quiero

te quiero no por lo que hiciste de ti misma, sino por lo que estás haciendo conmigo.
te quiero por la parte de mí que haces que emane.
te quiero por tener tu mano en mi corazón y pasar por todas las cosas tontas, frívolas y débiles que no puedes evitar ver ligeramente y por extraer a la luz todas las penitencias radiantes y hermosas que nadie más había mirado lo suficientemente lejos para encontrarlas.
te quiero por ignorar mis debilidades y por permanecer firmemente atada a las posibilidades de lo bueno que hay en mí.
te quiero por cerrar tus oídos a mis discordancias y por agregar la música en mí, cuando tú amablemente me escuchas.
te quiero porque me estás ayudando a hacer de mi madera no una taberna, sino un templo, y de mis palabras cotidianas, no un reproche sino una canción.
te quiero porque hiciste más que cualquier credo podría haber hecho para hacerme feliz.
te quiero porque lo hiciste sin un toque, sin una palabra, sin una seña.
lo hiciste, primero al ser tú misma y después de todo, porque me quieres.