05 mayo 2009

La amistad

Dice una leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto. En un determinado punto del viaje discutieron, y uno le dio una bofetada al otro. El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:
hoy mi mejor amigo me pegó una bofetada en el rostro.
Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse, tomó un estilete y escribió en una piedra:
hoy mi mejor amigo me salvó la vida.
Intrigado, el amigo preguntó: ¿Porqué después que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra? Sonriendo, el otro amigo respondió:
Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado, cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo. 
Aún así, no ofendas, ni lastimes, ni desprecies a tus amigos, no sea que el dolor sea tan grande, que ni el viento del olvido pueda llevárselo.

Comentarios

Carlos dijo...

Hola que razón tienes.
Saludos Carlos.

queenros dijo...

A veces cuando nos enfadamos con alguien,nuestra primera reacción es pensar en el mal que nos ha hecho. Deberíamos pensar que alguna vez también hizo cosas buenas por nosotros y saber perdonar. Saludos !

Rafael Hernampérez dijo...

Muy cierto. Grabaré en piedra la url de este blog :)

Angeles dijo...

Es verdad pura, para tener muy presente, todos cometemos errores pero siempre existe la posibilidad de hacer algo bueno por alguien. En momentos difíciles me han ayudado personas que no esperaba que lo hicieran y al revés, son circunstancias, hay que saber comprender y perdonar.
Besos:)

ixilik dijo...

Jeje, está bien. Quizá debería escribir mis cartas en la arena... mmmmh...

Un abrazo,

Ixilik

Diego P. dijo...

Hay grandes ofensas que se escriben en la piedra, y por más que quieres, no las puedes borrar de tu mente, y ahí quedan, aunque nunca digas nada, siempre tienes el pensamiento de la traición de un amigo.

Muy buena tu entrada.

Diego.

Carolina dijo...

Excelente entrada Marga. Muy buena reflexión.

A mi, personalmente me cuesta olvidar la traición de personas que aprecio y quiero. Puede ser que intente, pero el pensamiento es fuerte. De igual manera no les hago daño, simplemente me alejo.

Un abrazo y besos

Astaroth dijo...

Vaya!, con que era así? Y yo cambiando toda la vida la arena por la piedra y viceversa :p!

Gracias por tus comentarios en mi página ;)! Me alegro de que te guste lo que hago, aunque yo mismo reconozco que a veces es un poco freaky xD!. jajajaj.

Un Saludo ;)!

Estrada dijo...

Me da gusto volver a este su espacio. Amiga. Linda historia y esóterica música, me encanta, remitame nombre de artista.

Estrada dijo...

Ohhhh Enigma, magico, alguna vez cuenteme si científicamente se sabe de las construcciones egipcias y de su estructura, ese mundo me enloquece

Jach dijo...

Jach estuvo aquí y en las anteriores entradas que dejó sin comentar :)

Una vez leí de Paulo Coelho que dos amigos discutieron entre sí, llegando uno de ellos a insultar gravemente y golpear al otro.

Cuando las cosas se calmaron, el agresor le pidió perdón a su amigo, diciéndole que lo sentía, que con un desconocido no habría llegado a esos extremos pero que con él, al que conocía y quería tanto, no había tenido ningún miramiento a la hora de agraviarle.

Es verdad que tenemos más confianza con nuestros amigos, incluso para lo malo. Por eso, cada amigo debe ser tratado como el tesoro que es. Ya lo dijo tu paisano Camilo José Cela: "Por los amigos, el culo; a los enemigos, por el culo" ;)

Muchos besos, y de verdad te digo: sigue con el blog, no lo dejes nunca y si algún día se te ocurre la tonta idea de abandonar te aseguro que iré por ahí recogiendo firmas para que vuelvas ;)

Un abrazo enorme, Marga!!! Que Dios te bendiga a ti también!

juancho dijo...

hola marga gracias por los comentarios me alegra que agrade lo que hago saludos de juancho

Calvarian dijo...

Bonito enseñanza. Amigos hay pocos. La verdad es que no los cuido mucho. Me he hecho un solterón solitario..., jeje. Volveré por aquí si no te importa. Llegué a través del blog de Atenea.
Besix desde Benidorm

A.Dulac dijo...

Que bello y que cierto ,ese si es un amigo.Tu nombre no lo grabaré jamás en arena te mereces piedra por lo menos - es que voy cotilleando por el blog y él me va chibando cositas... -un abrazo de A.Dulac