24 abril 2009

La leyenda de Isis y Osiris

Ella es la diosa de la belleza y él es el dios de la vida. La unión de la belleza y de la vida sólo puede hacerse, en las alturas del mito, a través de un cuento de amor.
Osiris, es la fuerza creadora que da calor a la tierra para que sea fecunda.
En este sentido Osiris e Isis son el sol y la tierra. Isis es la tierra, a quien Osiris hace germinar con su calor, y del amor de ambos nacen todos los seres vivos. Osiris es el eterno masculino e Isis el eterno femenino, el hombre y la mujer elevados a su pura esencia. Y es natural que no puedan hacer otra cosa que amarse.
Isis y Osiris tenían un hermano, Seth; que pemanentemente intrigaba contra Osiris.
La venganza que Seth preparaba a su hermano Osiris no era otra que una muerte cruel y deshonrada, repartiendo su cuerpo en pedazos por todo el reino. El plan hubiese sido bueno y triunfal para el dios del desierto, pero éste ignoraba la voluntad y poder de su otra hermana, Isis, esposa de Osiris.
Ayudada por su también hermana Neftis, Isis logró reunir los pedazos del cuerpo de su marido y devolverle a la vida. Pero para ello necesitaba las 14 partes en las que Osiris había sido dividido, y de todas ellas le faltaba el sexo, que se lo había tragado un pez del Nilo. Fue entonces cuando la diosa Isis se convirtió en milano hembra y batió sus alas para devolver el aliento vital al difunto. Se posó en el lugar del desaparecido sexo y lo hizo reaparecer, devolviendo la vida a su esposo. En ese momento tomó el papel de hombre siendo mujer y traspasó el umbral de la muerte siendo la única diosa que lo habría conseguido.
Isis logró que Osiris volviera a nacer, y después hizo que éste la fecundara, de lo que daría a luz a su hijo Horus, nacido de la imposible unión de la vida y la muerte.
Bajo la forma de la estrella Sostis, Isis controlaba con sus lágrimas las crecidas del río Nilo, principal fuente de vida para Egipto. Y a las orillas del río Nilo crecían las matas de papiros que no eran más que los cabellos de la diosa.

comentarios

Angeles dijo...

Es bellísima esta leyenda.
Es la eterna historia de la vida, la unión de vida y muerte por medio del amor.
Gracias por compartirla.
Besos.

Carolina dijo...

Precioso Marga. Un cuento que nos hace volar la imaginación para sentir de cerca la fuerza del amor. Me encantan estas leyendas, me fascina venir a encontrar este tipo de lectura mágica...

Un abrazo bien fuerte. Muchas gracias por el comentario que dejaste en mi espacio.
Besos

queenros dijo...

Bonita historia, cuando hay amor, no hay que rendirse jamas. Un abrazo !

Jach dijo...

Sin palabras... "Solamente" me ha encantado. Gracias, gracias, gracias.

nelsonhdcruz dijo...

Hola, gracias por dejar tus comentarios en mi blog de poemas.

Me agrada mucho tu blog, es muy interesante

visita tambien mi blog de Intercâmbio cultural. Ten un buen dia

Asun Vicente dijo...

Hola Marga,cada una de las leyendas que compartes con nosotros nos enseñan trocitos de luz de la vida y de la muerte porque tal y como Jorge Luis Borges dijo "La muerte es una vida vivida.La vida es una muerte que viene." Besos .

roxana dijo...

HOLA UN GUSTO!!!!!!!!!!!!!!!No pude leer muy claro el post egipcio pues el fondo negro y la letra azul no me lo permite mucho. pero me gusto todo lo que vi y siento aca. un abrazo y un gusto estra! Buena semana!