04 marzo 2009

Torre de Hércules (A Coruña)

Dos mil años de historia contados uno a uno por la Torre de Hércules. Faro incansable y legendario que encendió su luz para descubrir la gran ciudad que muchos habían imaginado. El Océano la abraza y no quiere soltarla; celoso, de que otros descubran los secretos que esconde. Un Balcón del Atlántico desde el que puedes imaginar y soñar. Donde puedes viajar al pasado por unos momentos; revivir sensaciones perdidas con su historia, mitos y leyendas; y regresar al presente para conocer su cara más nueva y emocionante.
Leyenda 
A lo largo de los siglos se fraguó la leyenda de que el rey Gerión (en la mitología griega gigante de tres cabezas) fue vencido, muerto y enterrado en tal lugar por Hércules que luego levantó sobre sus restos la torre conmemorativa; de ahí el nombre herculino que lleva la torre y la ciudad coruñesa, y de ahí también que en el escudo de Coruña figure, al pie de la torre, la cabeza coronada y alguna vez las tibias del rey Gerión.
Historia
Fue construida por el arquitecto lusitano Cayo Sevio Lupo en el siglo II d.C en la punta de una pequeña península donde se asentaba una pequeña ciudad romana llamada Brigantium (hoy Coruña) Según cuentan las crónicas hispánicas e irlandesas en la cima de la torre había un espejo mágico en que se reflejaban no sólo las naves que seguían las corrientes atlánticas sino incluso la isla de Erin (Irlanda). Con la caída del imperio romano y las invasiones bárbaras en el siglo V la ciudad de Brigantium fue despoblada y la torre cayó en desuso. Siglos más tarde la población volvió a la ciudad pero la torre se encontraba en ruinas. En el siglo XVII reformó el faro el capitán general duque de Uceda, y en el XVIII el Real Consulado de Mar sufragó la reconstrucción definitiva y envolvió en un revestimiento de cantería, de planta cuadrangugar, la primitiva fábrica romana. Hoy en día y gracias a todas las reconstrucciones está en perfecto estado de conservación, convirtiendo a la Torre de Hércules en el único faro romano del mundo que está funcionando (aunque ahora lógicamente con luz eléctrica)
Tiene 59 metros de altura, y en su interior una escalera de caracol de 242 peldaños.
Estatua del rey Carlos III al pie de la Torre de Hércules
(fotos mías)

Comentarios

Er Juaqui dijo...

Bella Estampa sin Duda:

¡Maestro vivo! (Julio 2007)

Como escribir si lo desconozco?
Como hablar del mayor
de los guías?
Cómo hablar si no lo conozco?

Y sin embargo, cuando pienso
en él siento un corazón cercano,
siento un corazón amigo

Poeta de sueños guardados
en esferas luminosas.

Poeta, que en bellas glosas
describe sueños futuros.

Poeta, que en verso y prosa
describe nuevos destinos.

Luz, que a la luz esclarece,
luz que la luz aclara,
luz que orienta a las luces
que iniciaron sendas erráticas.

Luz, que con manos humanas
teje mantos de alegría
y engarza reglas de oro
en historias de esperanza.

Alegre faro que orienta
los corazones perdidos.

Ingeniero estructural
que crea,
junto a hombres buenos
historias de libertad.

Guía de claro mirar,
sabio con mirar de amigo.

Amigo de pura bondad
que en su libre caminar
orienta a corazones cercanos

Amigo, eres tu en tu camino
quien no debe olvidar
que otros caminan contigo.

Y también has de ayudar
para que a los que andan alejados
desde el corazón queden cercanas
las manos de sus hermanos.

Oh guía que al despertar
me enseña que una bella luz
ilumina nuestros días.

Oh guía que encendiste
en mi corazón,
cuando todo estaba oscuro,
un faro de luz primigenia
para iluminar el mundo.

Y, sin embargo, te siento,
tan calido, tan cercano.

Te siento, porque la suave brisa
de tus acciones tocó mi rostro,
tocó mi corazón, tocó mis manos.

¡Oh guía, agradezco tus enseñanzas!

Te lo agradezco:

¡Maestro vivo!

Antonio Gancedo.